fbpx

Síguenos

Acompañemos a nuestros adultos mayores

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Luego del anuncio en marzo, por parte del Gobierno Nacional, acerca de la medida de aislamiento obligatorio para los adultos mayores de 70 años, a raíz de la evidencia científica que demuestra más posibilidad de complicaciones y mortalidad en esta población tras la afectación por coronavirus, ha surgido un debate en torno a la salud mental de ellos por las medidas radicales de cuarentena.

A pesar de que la directriz se encuentra vigente hasta el 31 de agosto, y que los adultos mayores pueden salir tres veces a la semana a realizar actividades físicas o de esparcimiento durante 30 minutos, es importante tener en cuenta que, de acuerdo con Érika de Los Ríos, psicóloga del área de Atención al Usuario en una IPS de la red de Coosalud, “la pandemia no es sinónimo de abandono y no podemos dejar a un lado a esas personas muy importantes en nuestra familia, como los mayores de 70 años que, en algunos casos, tienen otras enfermedades de base”.

“En especial a esas personas con comorbilidades hay que cuidarlas y no descuidar su alimentación, sus medicamentos, la prevención con elementos de protección personal que no solo incluye el tapabocas, sino también protector solar e hidratación. Así mismo, es imperativo tenerles mucha paciencia y practicar una comunicación asertiva”, explica la profesional.

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de las mejores prácticas es compartir con ellos datos sencillos y claros sobre cómo reducir el riesgo de infección, y solo brindar esta información cuando sea necesario, sin saturarlos. Además, los familiares y personas del entorno deben ser muy pacientes al establecerla comunicación.

Con el fin de que esta población no sienta que está siendoexcluida por su propio entorno, es importante apalancarse en la tecnología para que familiares y allegados se comuniquen constantemente con ellos. Aunque suene paradójico, la mejor medida de prevención es el distanciamiento físico a los seres queridos, mientras se supera la pandemia de COVID-19.

“Somos seres integrales, entonces no pueden dejar a un lado lo que son sus rutinas de sueño, de higiene, pero también lo que es volver a retomar su proyecto de vida que, muchas veces, está “perdido”. Y es que, en estos momentos, ellos nos pueden fortalecer en la relación que tenemos con los otros, con nuestros hijos, ayudándonos y enseñándonos muchas cosas, como en el arte e interesantes historias de vida”, agrega De Los Ríos.

Si bien es cierto que la pandemia está modificando la manera como nos relacionamos, estar bajo medidas de aislamiento preventivo no implica desconectarse de todo, ni de las personas, ni de ciertas actividades que pueden ajustarse a una rutina en el hogar. Por lo tanto, no olvidemos a nuestros adultos mayores, pero a la vez seamos responsables cuando nos relacionamos con ellos.

Comparte tu opinión

Skip to content