fbpx

Síguenos

En casa también se vale moverse

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hay muchas formas de disfrutar el tiempo en casa durante esta cuarentena y una de ellas es ejercitándose. Practicar una rutina de ejercicios no es tan difícil como muchos creen, lo importante es que tengas la disposición y estés comprometido en mejorar tu estado de salud.

Jhon Botero, profesional en cultura física y deporte, dice que mantenerse activo, hacer ejercicio, dormir bien y alimentarse saludablemente, sin dejar que predominen los antojos, ayudará a que el cortisol (hormona del estrés) no aumente y te permitirá tener una salud global óptima y un sistema inmunológico competente para mantenerte sano.

“Lo más difícil no es comenzar sino mantenerse”

Si aún no has adquirido el hábito de hacer ejercicios y deseas, no solo tenerlo, sino mantenerlo, puedes seguir estas recomendaciones del deportista Botero:

Empieza por definir qué es hacer ejercicio para ti.
Inicia realizando un ejercicio fácil, algo que sea realista para no abandonar.
Elige una actividad (que ya sea un hábito) como recordatorio para ejercitarte. Por ejemplo: después de tender la cama o acostar a los niños.
Encuentra una recompensa saludable al terminar tu rutina: una ducha caliente o un batido de proteína que regularmente son deliciosos.
También puedes descargar tu cadena de metas online (app) para llevar un registro diario de tus avances.

Ahora que ya sabes cómo adquirir el hábito, es importante que sepas cuántos días a la semana debes ejercitarte, teniendo en cuenta que estás iniciando.

“Primero tenemos que acostumbrarnos al ejercicio y una adaptación anatómica (músculos, articulaciones y huesos) se da más o menos en 4 semanas y, de acuerdo con la OMS, lo ideal es hacerlo mínimo 3 veces por semana durante 45 minutos para que sea eficiente”, afirma el profesional en cultura física y deporte.

Si a diferencia de lo que venimos hablando, ya tienes el hábito de ejercitarte y realizas ejercicios de alta intensidad, ten en cuenta lo siguiente:

“El ejercicio de alta intensidad practicada de manera repetitiva no sería lo más adecuado ni saludable por el “impacto”a nivel articular. Puedes correr el riesgo de sobreentrenarte, por eso, lo ideal sería ondular el entrenamiento, es decir, combinar sesiones de alta, moderada y baja intensidad, dicho esto, hay que respetar también el correcto descanso para una óptima recuperación”, dice Botero.

¿Cómo evitar lesiones durante el entrenamiento en casa?

Todo depende del nivel de condición física que tengas, por ejemplo, si eres regularmente sedentario, lo ideal sería preocuparte por la técnica de los ejercicios y no por la cantidad de ellos, y, si eres entrenado, debes cuidar la intensidad ya que abusar de ejercicios de alto impacto puede acarrear lesiones. Una excelente opción es pedir la asesoría de un profesional.

¡En casa todos deben moverse!

Más que recomendar ejercicios en sí, el deportista Botero recomienda métodos o actividades para que cada miembro de la familia entrene. Por ejemplo:

Niños: algo que sea recreativo: juegos mentales y de mover objetos.

Jóvenes: depende del objetivo que tengan. Lo más recomendable son los deportes como fútbol, tennis, etc., pero lo ideal es que se reten física y mentalmente.

Adultos: identifiquen qué les gusta (bailar, boxear, montar bicicleta, entre otros) y creen el hábito de “moverse” más cada día.

Adulto mayor: lo adecuado, dependiendo de la edad, es el entrenamiento de la fuerza y flexibilidad para que puedan ser autodependientes siempre.

Hablemos de la alimentación

Comer bien y hacer ejercicio van de la mano. Por esta razón, Botero te regala los siguientes tips para que puedas disfrutar de un estilo de vida saludable:

  1. Identifica lo que debe conformar un plato de comida equilibrada. Sírvete una porción de cada uno de estos nutrientes: proteína (pollo, carne, pescado…), carbohidratos (arroz, avena, pasta), grasas buenas (aguacate, aceite de oliva, frutos secos) vitaminas y minerales (frutas y ensaladas).
  2. Evita ingerir productos procesados como paquetes, enlatados, azúcares, gaseosas, etc. A largo plazo son nocivos para la salud y acarrean enfermedades.
  3. Come cuando tengas hambre no cuando tengas antojos.
  4. Cuando tengas sed, toma agua, no bebidas azucaradas que al final te generan más deshidratación (más sed).
    Asesórate por un profesional en nutrición.
  5. ¿Qué te pareció esta información?

Ahora que ya sabes todo esto, corre y comienza a moverte en casa, porque tu salud, lo vale.

Comparte tu opinión

Skip to content