fbpx

Síguenos

Holmes: un héroe anónimo que impacta vidas a través del servicio comunitario

Holmes Mosquera Rojas, cuya dedicación al servicio comunitario ha dejado huella en muchas personas. Desde su compromiso como presidente de la Asociación de Usuarios de Coosalud en Cali hasta su labor en la gestión ambiental y la acción comunal, Holmes demuestra cómo la determinación y el compromiso pueden marcar la diferencia en la vida de los demás.

David López tiene dos papás. El biológico, con quien vive desde hace varios años en Estados Unidos, y el segundo, cuya gestión fue clave para que pudiera llegar a este mundo. Pero esta historia no es sobre David. Su protagonista es Holmes Mosquera Rojas, un apasionado por el servicio comunitario que ha encontrado en esta vocación su propósito superior (…)

Holmes, usuario de Coosalud EPS desde hace más de 15 años, despierta cada día con un entusiasmo inquebrantable por la labor social. “A mí me fascina mucho el servicio social, especialmente, en el ámbito de la salud. Hay personas que necesitan nuestro apoyo y, si uno tiene la facilidad, pues les ayuda”, comenta con convicción. Su compromiso va más allá de su afiliación a la EPS, por lo que actualmente se desempeña como presidente de la Asociación de Usuarios (Asodeus) de Coosalud en Cali.

Con el ánimo de quien ama lo que hace, Holmes relata cómo los usuarios contactan a la Asodeus de su territorio cuando requieren orientación o apoyo para realizar alguna gestión ante la EPS. La comunidad tiene acceso a los contactos de los miembros de la asociación a través de las carteleras ubicadas en las oficinas de atención al usuario de Coosalud. Como los representantes están distribuidos en diferentes zonas de la ciudad, los afiliados pueden tener un mayor acercamiento con sus líderes.

En el transcurso de su misión, Holmes ha experimentado su propio historial de atención en salud. Diagnosticado con gastritis crónica hace 10 años, ha logrado mantener la enfermedad controlada gracias al seguimiento médico y a la continuidad en su tratamiento. “Gracias a Dios, he estado mejor con los medicamentos. La afección me la manejo con Omeprazol. Me mandan mi sobrecito de pastillas y yo, juiciosamente, hago todo lo que me dice el médico: me tomo una pastilla diaria en ayunas”, comparte.

Así mismo, hace alrededor de cinco años, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente debido a la aparición de un quiste en sus fosas nasales. Lo notó porque estaba teniendo dificultades con la respiración. “Cuando estaba boca arriba —refiere—, no podía respirar bien. Fui al médico general, me revisó y me mandó para el especialista. Este me revisó y me mandó una serie de exámenes y ahí fue que apareció el problema. Aunque molesta, fue rápida la recuperación después de la cirugía y estuve en control hasta que me dijeron que ya estaba bien”.

Holmes trabaja como gestor ambiental, oficio que desempeña a través de un contrato con una entidad estatal. “Nosotros (los gestores ambientales) llevamos aprendizaje a los niños de las escuelas públicas, para hacer huertas comunitarias, para disponer de los residuos sólidos y dividirlos en las tres bolsas: la blanca, la verde y la negra”, explica.

Además de su papel en la Asodeus, también se involucra activamente en la junta de acción comunal de su barrio, La Isla, ubicado en la comuna 4 de Cali. Ahí también funge como presidente.

Holmes reconoce que encuentra satisfacción en ayudar a otros a superar situaciones. Recuerda con emoción dos casos particulares en los que su intervención marcó la diferencia: uno, de una señora con cáncer de estómago, a quien le colaboró en la gestión de una cita médica prioritaria y, el otro, de una amiga que estaba embarazada y que, si no le aplicaban un medicamento con urgencia, corría el riesgo de perder a su bebé. “Entonces, fui a tocar puertas a Coosalud para que eso no pasara. Hoy en día, el niño, David López, ya tiene 10 años. Él y sus padres ya no viven aquí en Colombia, sino en Estados Unidos, pero nunca faltan sus llamadas para reiterarme su agradecimiento. Un día antes de Navidad, me hacen videollamada, y me dicen: «Le presento a su hijo», y ese niño pasa a la cámara y siempre me hace llorar, me dice que, gracias a Dios y a mí, él está vivo”.

En su vida de pareja y rodeado de su familia nuclear, a la que visita con frecuencia, Holmes encuentra tiempo para disfrutar de momentos de ocio, como las partidas de parqués con sus seres queridos. Su recorrido en Asodeus ha sido ascendente, pasando por los roles de vocal, fiscal, vicepresidente y, finalmente, siendo reelegido presidente.

En medio de estas experiencias, Holmes destaca que en este tipo de asociaciones no se tiene un salario asignado, sino que la labor se hace “por amor al prójimo”. Su rostro refleja la satisfacción de quien encuentra recompensa en cada sonrisa, en cada gesto de agradecimiento, y en el saber que ha contribuido a hacer de su comunidad un lugar más saludable y solidario.

Ir al contenido