fbpx

Síguenos

La mejor celebración es la prevención en salud

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Para Coosalud, el Día Mundial de la Salud debe celebrarse poniendo en práctica la promoción y la preservación de la salud.

Con lo anterior se intenta cambiar las expectativas de la comunidad respecto a las celebraciones de otros años, cuando se llevaban a los barrios brigadas de salud, se hacían consultas, se diagnosticaban enfermedades y se regalaban medicinas, aspectos que hacen parte de las estrategias que usan los pacientes cuando han perdido la salud.

Enrique Mazeneth Granados, director de Epidemiología de Coosalud, explica que “se trata de evitar que las comunidades dejen de pensar en médicos, enfermeras, ambulancias, hospitales, puestos de salud y todo lo que tenga que ver con la atención a enfermedades, cuando en realidad debería pensarse en ser más responsables con la vida y en tener una mejor visión de la salud, como es la prevención de los factores que podrían afectarla, puesto que los elementos hospitalarios y clínicos no son más que las ayudas que las personas buscan cuando enferman, precisamente por no tener buenos hábitos alimenticios ni interesarse en asumir rutinas de ejercicios diarios”.

De acuerdo con el galeno, otro de los intereses de Coosalud es hacerle saber a sus afiliados que no empezaron a enfermarse desde que sintieron los primeros malestares que los obligaron a visitar al médico, sino desde que empezaron su ciclo de vida, pues muchas afecciones es posible detectarlas, incluso, desde antes de que el paciente nazca, debido a la carga genética que cada ser humano trae consigo.

“En el caso de los hipertensos —agrega—, por ejemplo, se les empiezan a presentar síntomas cuando dejan de alimentarse adecuadamente, cuando dejan de hacer ejercicio, suben de peso, beben licor y fuman excesivamente, actitudes que hacen parte de la crianza familiar y se refuerzan con la cultura donde se ha desenvuelto el individuo”.

Al respecto, aclara que “promover la salud” y “evitar la enfermedad” son dos conceptos muy distintos: el primero viene desde la cuna, dado que tiene que ver con la sana alimentación, el ejercicio físico, evitar los azúcares, el cigarrillo, el alcohol, las relaciones sexuales sin protección, los accidentes viales y el exceso de comidas y el aseo.

“Nunca está de más —recalca— que existen medidas específicas encaminadas a cuidar la salud, pero tampoco son aprovechadas por los pacientes. Una de esas medidas son las vacunas, a pesar de la cantidad de movimientos antivacunas que están privando a la gente de salvaguardar su vida. También están los preservativos y los anticonceptivos, que, respectivamente, evitan los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual”.

Asimismo, son importantes el tapaboca, los cascos, los guantes y las gafas son elementos que deben usarse tanto en ambientes laborales, como en asuntos de movilidad y vida cotidiana, donde el individuo podría detectar algún grado de riesgo para su salud.

Mazeneth Granados insisten en que la visión que Coosalud quiere plantear no es la visión del enfermo que va al médico, sino la del ciudadano que se cuida, se alimenta sanamente, tiene unos hábitos de vida saludables, no fuma, no usa estupefacientes, no abusa del alcohol y mantiene su salud, pero debe tenerse en cuenta que se trata de una responsabilidad individual.

“Existen factores en las comunidades que podrían atentar contra la salud como los basureros, las aguas residuales, la falta de vías, las inundaciones, la inseguridad y la mala comunicación, entre otras, las cuales podrían resolverse sin que obligatoriamente el barrio deba tener un centro de salud a la mano. No hay que negar que cada comunidad debe tener su puesto de salud, pero asimismo lo más importante es que cada ciudadano se responsabilice de su bienestar físico, mediante los cuidados ya descritos”, puntualiza el profesional.

Comparte tu opinión

Ir al contenido