fbpx

Síguenos

Mitos comunes sobre los carbohidratos y la sal

¿Alguna vez te has preguntado por qué nos sentimos tan confundidos sobre qué comer y qué no? Entre mitos y verdades a medias, nuestro camino hacia una alimentación saludable parece estar siempre en construcción. Hoy, vamos a desmitificar algunos conceptos erróneos comunes sobre los carbohidratos y la sal para ayudarte a tomar decisiones informadas que realmente beneficien tu salud.

Mito 1

“Necesitamos consumir muchos carbohidratos para tener energía”

Este mito se ha perpetuado por la idea de que los carbohidratos son la única fuente de energía para nuestro cuerpo. Los carbohidratos refinados, como el pan blanco y las pastas, pueden causar picos y caídas rápidas en los niveles de azúcar en la sangre, lo que conduce a una energía fluctuante y, a largo plazo, puede contribuir al desarrollo de diabetes tipo 2.

Alternativas saludables:

  • Yuca: excelente fuente de carbohidratos complejos y muy versátil en la cocina.
  • Plátano verde: ideal para preparaciones tanto dulces como saladas, rico en potasio.
  • Frijoles: aparte de ser una buena fuente de proteínas, también aportan fibra y carbohidratos complejos.

Los carbohidratos complejos son fundamentales para una dieta balanceada y saludable.

Mito 2

“La sal es mala en cualquier cantidad”

La sal es esencial para numerosas funciones corporales, como la regulación de los fluidos y la transmisión de impulsos nerviosos. Sin embargo, el problema no es la sal, sino el exceso en su consumo y el tipo de sal que se elige. Recuerda que existen otros tipos de sal como la sal marina o la sal rosada.

También podrás usar hierbas y especias para mejorar los sabores sin añadir sal extra, por ejemplo:

  • Cilantro: fresco y lleno de sabor, es perfecto para guisos, salsas y ensaladas.
  • Guasca: tradicionalmente usada en sopas como el ajiaco, aporta un sabor distintivo que no requiere mucha sal.
  • Comino: aporta un sabor terroso profundo, ideal para carnes, guisos y platos de legumbres.
  • Pimienta negra: un clásico que puede ser usado en casi cualquier plato para añadir un toque picante y aromático sin necesidad de sal.
  • Orégano: esta hierba, con su aroma intenso y sabor cálido, es perfecta para platos de pasta, pizza y carnes.

Mito 2

“Los carbohidratos son malos y deben evitarse para perder peso”

Este mito es popularizado por dietas que promueven una reducción drástica de carbohidratos para bajar de peso rápidamente. Sin embargo, esta perspectiva ignora el valor nutricional y la importancia de los carbohidratos en una dieta equilibrada.

La realidad sobre los carbohidratos:

  • Carbohidratos no son el enemigo: los carbohidratos son una fuente esencial de energía, especialmente para el cerebro y durante la actividad física. Eliminarlos completamente puede llevar a fatiga, irritabilidad y dificultades para concentrarse.
  • Tipos de carbohidratos: es importante diferenciar entre carbohidratos simples y complejos. Mientras que los simples (como el azúcar refinado) pueden contribuir a picos de azúcar en sangre, los complejos (como los granos enteros) liberan energía de manera más gradual y son ricos en fibra, lo que ayuda a mantener una sensación de saciedad y una digestión saludable.

Alternativas saludables:

  • Quinoa: es beneficiosa debido a su alto contenido de proteínas completas (contiene todos los aminoácidos esenciales) y fibra. Es ideal para personas que buscan una alternativa sin gluten y ayuda a prolongar la sensación de saciedad.
  • Avena: rica en fibra soluble, la avena ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y puede reducir el colesterol. Es una opción excelente para el desayuno, proporcionando un inicio energético y estable al día.
  • Batatas: a diferencia de las papas regulares, las batatas son ricas en fibra y vitamina A. Su dulzura natural y su textura satisfactoria las hacen ideales para una variedad de platos, desde guarniciones hasta postres saludables.

Consejos para incorporar carbohidratos de manera saludable:

  • Balancear las comidas: combina carbohidratos complejos con proteínas magras y grasas saludables para equilibrar la absorción y mejorar la satisfacción y nutrición de tus comidas.
  • Cocinar en casa: preparar tus propios alimentos permite un control total sobre los ingredientes, lo que facilita la inclusión de carbohidratos saludables y la reducción de azúcares añadidos.

Adoptar un enfoque equilibrado y bien informado sobre los carbohidratos puede transformar la manera en que vemos y utilizamos estos nutrientes esenciales en nuestra dieta. En lugar de evitarlos, entender su papel y seleccionar las mejores fuentes ayuda a mejorar nuestra salud y facilitar un manejo de peso sano.

Ir al contenido