fbpx

Síguenos

Niños y adolescentes con mentes saludables

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ejercitar la mente desde las primeras etapas es fundamental para un sano desarrollo personal. Comprender los desafíos del mundo actual, hablar desde la verdad y mantener una buena base nutricional es el comienzo de forjar niños y jóvenes con grandes habilidades y destrezas para el futuro. 

Con el paso de los años, el reto para los padres en términos de protección y enseñanza es aún más alto. Los estándares sociales exigen más creatividad y seguridad en el individuo y, para eso, es esencial tomar medidas, buenas prácticas y aplicar ejercicios que fortalezcan el cerebro como principal gestor del pensamiento.

El primer paso es el continuo diálogo que lleve a una aceptación global de la naturaleza de todos los seres, en especial, de padres a hijos y de hijos a padres. Recordemos que el primer contacto de un niño con la sociedad empieza por su familia. Compartir la historia de vida, los esfuerzos y aciertos que se han hecho para construir lo que se tiene en el aquí y ahora, despierta en los adolescentes sentido de pertenencia. Así también se construyen lazos de confianza entre cada miembro del núcleo familiar.

A nivel físico u orgánico, la alimentación tiene un rol más que importante. El cerebro requiere de energía que solo puede obtenerse de los alimentos. Garantizar las comidas básicas, en las que se mezclan vitaminas (frutas y verduras); proteínas (carnes, pollo, pescado); carbohidratos (granos, tubérculos) e hidratación (agua), estabilizan la funcionalidad cerebral y, por ende, el niño o el joven podrá responder con efectividad a los retos que se presenten en su entorno social, escolar y familiar.

 

Junto a estos dos elementos, también se han certificado otras prácticas que suman a los procesos de estabilidad y de toma de decisiones en menores de edad, en los que podemos resaltar:

– Hábitos de sueño: establecer horarios de ocho horas de sueño mejoran el estado de ánimo y de actividad cerebral. Así podemos reducir los niveles de estrés infantil o adolescente.

– Deportes, artes y literatura: el cerebro busca liberar energía todos los días. En los niños y jóvenes, la práctica de alguna modalidad deportiva o artística ayuda a crear patrones de orden y autoestima alta, siendo más asertivos en la forma de resolver sus problemas. Leer estimula la inteligencia.

– Cultivar el respeto: debe ser una práctica diaria en la que se enseñe, con pequeños o ejemplos cercanos, a actuar sin agredir o alterar de forma negativa a otras personas, puede ser ayudar a pasar a un anciano por la calle, darles paso a las personas discapacitadas o contribuir a quien lo necesita con obras humanitarias.

Cada ser construye su propia historia. Confía en tus hijos y dales herramientas para enfrentar con sensatez cada reto. 

Coosalud, en pos de tu bienestar.

Comparte tu opinión

Ir al contenido