fbpx

Síguenos

Una mirada al corazón de los pacientes de Coosalud en Guainía

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Más de 100 nativos, entre adultos y niños, se benefician con una jornada de atención en salud que se realiza por estos días en esta zona dispersa, con el apoyo del cardiólogo pediatra Víctor Rodríguez Muñoz, titán Caracol 2020.

Neymar Fabián Suárez Rodríguez nació con una cardiopatía congénita, razón por la cual sus primeros años de vida transcurrieron entre clínicas y hospitales. En diciembre de 2016 fue remitido desde Inírida, capital del departamento de Guainía, hasta Floridablanca (Santander), para ser sometido a una cirugía de corazón abierto, según relató su padre, Herley Suárez.

Hoy fue atendido en una cita de control en el Hospital Manuel Elkin Patarroyo, de Inírida, donde le confirmaron que su corazoncito está en perfecto estado. Ya solo tendrá que visitar al especialista una vez al año para hacer seguimiento a su condición de salud.

El pequeño de 5 años, quien padece además síndrome de Down, es uno de los nativos beneficiados con la jornada de salud organizada por Coosalud EPS en el departamento, con el objetivo de llevar los servicios de cardiología a la población indígena de ese territorio.

‘Sanando corazones’, como se denomina la brigada que se desarrolla del 20 al 22 de abril, impactará a un total de 117 guainianos –95 adultos y 22 niños–, gracias al acompañamiento del cardiólogo pediatra hemodinamista Víctor Rodríguez Muñoz, ganador en 2020 en la categoría de Salud y Bienestar de Titanes Caracol, iniciativa apoyada por la EPS desde hace cinco años.

 

 

“Nuestra intención es mejorar la salud cardiovascular tanto de niños como de adultos en la zona, tal como lo hemos logrado en otros territorios dispersos del país”, apunta Rodríguez, quien lleva 12 años trabajando por las comunidades en municipios como Santander de Quilichao, en Cauca; Ipiales y Tumaco, en Nariño; Florencia, en Caquetá; Mocoa, en Putumayo; y Leticia, en Amazonas.

La atención a los usuarios se realiza manteniendo todos los protocolos de bioseguridad, por lo que se concertó bajo la modalidad de citas para consultas por cardiología para adultos y pediátrica, coordinadas con cada paciente con anterioridad, con el fin de evitar aglomeraciones.

Previamente, algunos miembros del equipo de salud que trabajará con Rodríguez Muñoz en la jornada, que incluye a un cardiólogo para adultos, una enfermera jefe y auxiliares de enfermería, se trasladaron a Guainía para practicar exámenes diagnósticos, entre estos, electrocardiogramas y pruebas con monitor Holter (dispositivo que se coloca en el paciente por entre 24 y 48 horas para medir la actividad cardíaca durante su rutina diaria).

“Llevar este tipo de tecnologías a zonas como Guainía representa un gran valor agregado, teniendo en cuenta que es muy difícil disponer de dispositivos como el Holter en esos territorios. Esto nos da oportunidad de verificar qué alteraciones cardíacas tiene el paciente y cuáles pueden ser tratadas desde su lugar de origen, sin necesidad de ser “sacado” de su entorno, así como identificar qué paciente definitivamente sí debe ser trasladado a un centro de atención de mayor complejidad”, destacó al respecto Claudia Muñoz Campo, gerente del VHR Centro Pediátrico y Cardiológico IPS, institución que liderará la brigada.

Además, Rodríguez hace énfasis en dos puntos importantes de esta misión: “cuando yo comencé a trabajar en hemodinamia me di cuenta de que en los grandes centros de atención llegan muchos pacientes de las zonas más alejadas de Colombia cuando ya no les podemos ofrecer alternativas para mejorar su salud. Esa fue la razón para salir a las zonas alejadas a buscar los pacientes antes de… Entonces, la idea de venir a estas zonas es poder coger el paciente a tiempo. Eso nos trae dos beneficios gigantes: por un lado, el más importante, es que el corazón le va a quedar “arreglado” y sano y, segundo, aportamos a la disminución de los costos a nuestra política pública de salud, lo cual contribuye a que el sistema no colapse”.

Norma Parra Campo, directora de Coosalud en Guainía, explicó que, luego de las consultas, a los usuarios se les generarán órdenes de control para ser atendidos nuevamente dentro de tres, seis meses o un año, con la intención de hacer seguimiento al estado de salud de cada uno. “Con ello, podremos estudiar la viabilidad de desarrollar nuevas jornadas de atención de este tipo, pues en la zona no contamos con esta especialidad”, apuntó.

A la fecha, Coosalud atiende a 47.479 afiliados en Guainía, que corresponden al 92% de la población total del departamento. En dicha región, la EPS opera desde 2016, a través del Modelo Integral de Atención en Salud (MIAS), diseñado para zonas dispersas de Colombia. Este territorio se caracteriza por su alta dispersión poblacional, compuesta, en su mayoría, por indígenas, así como por ser punto de intercambio de población transfronteriza, considerando sus límites con Venezuela y Brasil.

Comparte tu opinión

Skip to content