fbpx

Síguenos

¿Cómo cuidar la salud mental en los adultos mayores?

Compartir en redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Envejecer trasciende en el ciclo de vida como una etapa con nuevos desafíos y necesidades; es el momento en el que se busca un estilo de vida pleno, en el cual prime la tranquilidad y la satisfacción de haber sembrado una huella, libres de presiones, rutinas y ciertas obligaciones. ¿Cómo sumar a la salud mental de abuelos o adultos mayores? En Coosalud te contamos.

Empecemos con la aceptación. Una palabra que se confunde con resignación. El cuerpo y el cerebro se someten automáticamente a cambios drásticos cada año de vida. Somos los que comemos, pensamos, sentimos y visualizamos. Al acercarse el momento de lucir canas, como muestra de sabiduría, la mente y el cuerpo exigen optimizar los hábitos y el entorno para hacer más llevadero el proceso.

Y aunque la percepción popular es considerar que el adulto mayor se convierte mentalmente en un niño, también es necesario concebir los cambios a los que se enfrentan: orgánicos, nutricionales y emocionales. Los niveles de oxitocina, dopamina y serotonina pueden verse afectados de manera proporcional a las relaciones que mantienen durante la etapa, por ejemplo, contacto con sus nietos o hijos, realización de actividades domésticas, cultivo de plantas, manualidades, entre otros.

Adicionalmente, los adultos mayores, aparte de tomar en consideración patologías como la diabetes, la obesidad, el hiper o hipotiroidismo o la reducción en niveles vitamínicos, también se ven rodeados por trastornos mentales como la ansiedad o la depresión. Existen casos particulares que demuestran que, solo hasta la tercera edad, muchos individuos encuentran respuestas a sus comportamientos y conducta, cuando pasan por crisis emocionales y hablan por primera vez con un especialista en salud mental.

 

¿Qué debemos hacer si vemos vulnerable a un familiar o cercano durante su fase de la vejez?

– Escuchar sin dejar pasar: todo sentimiento mantiene su calidez, sin importar el rango de edad. Dialogar es el primer paso, así se permite encontrar, en cada frustración, una nueva destreza que suavice cada temor, duda o malestar. Las personas en esta etapa pueden ser reiterativas, contar la misma historia varias veces. Tan solo llénate de empatía y escucha como si fuera la primera vez. 

Si consideras que existen factores de riesgo en el adulto mayor, recurre a un especialista con prontitud. Si existe medicación, sé su principal recordatorio. 

– Incentivar actividades artísticas, deportivas o intelectuales: el rendimiento en adultos mayores tiende a disminuir. Esto no significa que un abuelo no pueda practicar alguna modalidad deportiva o artística. En la actualidad, existen sanas prácticas en natación, gimnasia, yoga, pasando por manualidades, ejercicios mentales o pintura, enfocados en la tercera edad. Es posible acceder a estas a través de cooperativas, cajas de compensación, plataformas tecnológicas y entidades privadas o públicas. 

– Consentir los cinco sentidos: promover momentos de calidad es el propósito superior de esta alternativa. La música del artista favorito, una buena película, un libro, una buena cena familiar son actividades que proporcionan bienestar emocional, suficiente para mantener el equilibrio. Demuestra amor en cada gesto y cultiva el mejor recuerdo.

Coosalud, en pos de tu bienestar.

Comparte tu opinión

Ir al contenido